Rojos y verdes le ponen buena vibra a la situación

Por: JUAN fELIPE zULETA VALENCIA

Independiente Medellín emprendió su segunda semana de entrenamiento remoto con una respuesta muy satisfactoria por parte de los jugadores, lo cual tranquiliza al paraguayo Aldo Bobadilla, según reportó el club.

Esta semana los futbolistas del cuadro rojo deberán exigirse desde sus hogares para cumplir con 7 estaciones que incluyen trabajos de coordinación, de alta intensidad y ejercicios pliométricos (combina movimientos rápidos y de fuerza), todo esto bajo la atenta mirada del cuerpo técnico, médico y nutricional.

El DIM, como es pertinente recordar, fue el primer club colombiano que decidió suspender los entrenamientos presenciales para proteger a jugadores y cuerpo técnico en medio de la crisis sanitaria.

El elenco se encargó de dotar las viviendas de los jugadores para realizar sin restricciones dichos entrenamiento.

En el Poderoso se lo han tomado tan a pecho que hasta las divisiones inferiores han seguido un minucioso plan de trabajo en casa pensando en mantener toda la estructura competitiva del club en forma óptima antes de retornar a las rutinas habituales.

Extra -  Mensaje del FPC por Covid-19: "es tiempo de jugar en equipo"

Precisamente la celebración de un proyecto destinado para las divisiones inferiores será el aliciente de toda la institución para superar esta contingencia y volver.

Según expresó el director de las divisiones inferiores, Felipe Trujillo, una vez se pueda regresar a las labores presenciales, el club inaugurará la casa club para las jóvenes promesas, proyecto bandera de la institución.

“Optimizar su formación: alimentación, vivienda, entrenamiento, es un objetivo crucial para nosotros y nos va a permitir crecer a pasos agigantados como institución deportiva”, manifestó.

Es, pues, otra razón para aficionados y club de librar con paciencia la situación actual y pensar en mejores días venideros.