Carlos Rodríguez: 'Llegamos todos más pesados muscularmente'

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Carlos Rodríguez, zaguero central de Liga de Quito, reveló cómo han sido las primeras semanas de entrenamiento. Sobre todo después de una larga paralización por la pandemia del covid-19. 

“Las primeras semanas costaron, ahora estamos más livianos y más amigos con la pelota. Estamos haciendo pruebas individuales con balón y aeróbicas para ver cómo estamos”, reveló el defensor uruguayo, en una entrevista con Mundo Deportivo.

‘Paco’, como llaman al charrúa, afirmó que en este tiempo de actividades y la nueva normalidad no ha tenido lesiones, eso sí, ha sentido el peso de las exigentes prácticas en el complejo de Pomasqui.

“Gracias a Dios no he tenido ninguna lesión, obviamente un poco cargados que es normal.  Sin duda llama la atención los problemas de salud en la ciudad. Primero está la salud y uno siempre está atento para ver si mejora pero no se ve eso”, afirma Rodríguez.

Él y sus compañeros tienen claro que desde ahora se vivirá distinto el fútbol. Los entrenamientos han cambiado y por ahora los clubes están obligados a cumplir los protocolos de bioseguridad. En esto se contempla enfocarse, por ahora, en el aspecto físico.

Extra -  Norberto Araujo: Jonatan Álvez tuvo una actitud poco profesional en Liga de Quito antes de irse a Barcelona SC

“Lo importante era volver a las canchas, entrenar con los compañeros y poner el cuerpo en condiciones. No queremos volver a las casas. La salud está primero”, aseguró.

Rodríguez confesó que llegó un poco pesado a los entrenamientos. “Después de entrenar más de 2 meses en casa haciendo pesas llegamos todos más pesados muscularmente. Ahora hay que agarrar la pelotita que es importante”.

Esta es a segunda temporada de Rodríguez con los albos. En este tiempo viviendo en Ecuador ya ha probado la gastronomía del país. El platillo que más le sorprendió fue el cuy.

“El cuy me encantó, lo probé y comí dos para llenarme porque son chiquitos. Mi hija y mi señora no los pueden ver pero a mí me encanta. Allá en Uruguay el cuy es mascota, no se lo come”, dijo.