Alfonso Harb: ‘Geovanny Nazareno sí firmó por la U. Católica y sí recibió dinero por porcentaje de traspaso’

Geovanny Nazareno, defensa del Delfín de Manta, vigente campeón del fútbol nacional, aseguró el domingo pasado que jamás firmó un contrato para vincularse a Universidad Católica y que cuando el cuadro camarata le vendió sus derechos deportivos a Barcelona no cobró el porcentaje que le correspondía por esa negociación. Pero ayer Alfonso Harb, expresidente canario, refutó las dos versiones dadas por el zaguero de 32 años.

“Cuando estuve en Barcelona habían dicho que yo había firmado para Católica. Nunca firmé. Hubo un tiempo que fui a la oficina del presidente (Eduardo) Maruri (en 2011). Yo nunca jugué en Católica. Fui a la oficina (de Maruri) a ver unos haberes que me adeudaban y vi que tenía firmado con Católica”, dijo Nazareno a través de la señal de Global Digital TV.

Agregó: “No recibí nada cuando volvió a comprarme (el pase) Barcelona, nunca supe cómo llegué a Católica, no entendí lo que hicieron”.

Harb contactó a EL UNIVERSO y comentó: “Nazareno es desordenado en cuanto a lo cronológico. Habla del 2011 como año de la presidencia de Maruri; en el 2011 el presidente era yo, que a propósito no hice su transferencia a Católica, pero tengo copias de los documentos del caso”.

Extra -  Una sonrisa que no se va: Juan Carlos Narváez falleció en Quito; su pasión por el periodismo deportivo deja una huella

“Nazareno fue transferido a inicios del 2010, cuando era suplente en Barcelona, en la administración de Maruri. Firmó un contrato con Católica en el 2010, pero el jugador dice que nunca se enteró de que fue transferido a ese club, pero ahí en el documento está su firma”, dijo.

Según Harb, “lo que luego hizo Católica fue prestárselo a Barcelona y ahí se destapó Nazareno. Hizo una temporada extraordinaria en el 2010 y por eso en el 2001, cuando llegué como presidente, él había sido tan importante que la hinchada exigía que se lo retenga y pensamos que no valía la pena que se vaya”.
“Católica no quiso renovar el préstamo, pero llegamos a un acuerdo con ellos y compramos su pase.

Nazareno recibió $100 000 en ese momento y por los $50 000 se pactó un pago en partes. En el contrato está la constancia de aquello, en la cláusula quinta. No sé cómo se ha olvidado. Ha perdido la memoria y dice que no recibió nada”, añadió. (D)